Good Beer Hunting

Un Golpe de Honda contra el Coloso — Explorando la Creciente Escena Cervecera de Croacia

Algunas ciudades poseen bandas sonoras, otras aromas. París huele a una mezcla de humo de cigarrillo y escape de moto. Londres apesta a contaminación mayormente, excepto algunas bocanadas inesperadas de jazmín o rosas. Lo primero que debes saber acerca de Split—La segunda ciudad más grande de Croacia—es que huele, bíblicamente, a higueras.

1.SplitPanorama.jpg

Es algo que noto apenas minutos después de bajar del bus desde el aeropuerto. Para llegar a mi hostal, debo arrastrar mi valija desde el muelle a través de los callejones sin señales del barrio Veli Varoš, justo al oeste del centro de la ciudad. En medio de su pintoresca decadencia, la ciudad es ilícitamente exhuberante, y no solo por los higos. La hiedra se cansó de los muros y se mudó a las líneas telefónicas. Los techos de las iglesias brotan flores. Cada casa tienen un jardín prelapsario, pesado por uvas y olivas.

2.SplitCollage.jpg

La primera impresión de la ciudad es la de la bonanza de un edén: este es un lugar que puede proveer lo que sea que fuese necesario para la satisfacción corporal. De noche me dirijo a un bar local, donde el bartender me cuenta sobre los árboles de cereza en la casa de su abuela, y el brandy rakija que hace con ellas, antes de ofrecerme un pase de cocaína. Las únicas otras personas en el bar son dos americanos que intercambiaron Florida por Croacia y que se dirigen luego a Barcelona.

3.SplitStreet.jpg

La época de mi visita es el comienzo de la temporada alta, aún no llega el verano, y Split parece una casa de fiestas en sus primeras fases: perfectamente decorada pero tensa, esperando la llegada de hordas de gente. De vuelta a mi cama, camino a través de bares iluminados de manera llamativa con pequeños grupos de estudiantes fumando en las afueras. La música me sigue en mi escalada de la colina, junto al aroma sugestivo de las hojas de esos higos.

4.SeafrontCafe.jpg

No es un misterio el porqué turistas como yo codician Split. Su sol es copioso, sus puntos emblemáticos son dignos de una postal, su ubicación en la costa la hace perfecta para viajar a  islas cercanas. El núcleo gravitacional de la ciudad es el Palacio Diocleciano, construido por el homónimo emperador romano en el siglo 4to de nuestra era. A diferencia del foro de Roma o el Partenón de Atenas, El palacio Diocleciano se puede vivir desde dentro, en lugar de ser conservado desde una distancia prudencial. Carece de techo, o en la mayoría de sus flancos, muros, lo que significa que opera de manera opuesta a la mayoría de los palacios: Y yo sigo entrando en él por error. Sus pisos de mármol han sido pisados por tantos pies que están tan lisos y resbaladizos como una bañera recién drenada.

5.DiocletiansPalace.jpg

La imagen es apropiada porque como en la mayoría de los lugares en el negocio del placer, Split también es resbalosa. El palacio Diocleciano podrá tener sus columnatas ancestrales, pero comparte espacio con los bares y tiendas de souvenirs que colonizan el corazón de la ciudad como cada gran ciudad europea. Gladiadores en uniforme patrullan la puerta norte. Justo detrás se encuentra el semicírculo blanco del paseo marítimo de Riva, donde niños bronceados se suben y bajan de embarcaciones. Edén a un lado, la ciudad está muy bien cuidada, y bien empaquetada.

6.SplitStreetScenes.jpg

Gracias a cierto gusto por las tendencias en viajes creadas y propagadas en los cierres de ejercicio anual, Croacia se convirtió en un destino muy deseado algunos años atrás. Responsabilicemos a Game of Thrones, que convirtió a este país en un set de filmación, o a la adhesión de Croacia a la Unión Europea en 2013. Si entrecierras los ojos, podría parecerse a italia—Su vecino al otro lado del océano—sin las tarifas correspondientes.

Es sencillo crear un paraíso: solo toma la cantidad de agua turquesa y multiplícalo por cada grado de calor, más una pizca de exotismo—suficiente para hacer sentir a un lugar emocionantemente “extranjero” sin necesidad de hacerlo sentir amenazante. El fantasma de la guerra Yugoslava ha desaparecido, y operadores de transporte de bajo costo siguen agregando nuevas rutas.

7.DiocletianB&W.jpg

Croacia es pequeña, si operas de acuerdo a un sentido de escala americano, es apenas del tamaño de West Virginia, con una población de cerca de 4.2 millones de habitantes. Su costa sin embargo es exorbitantemente larga—suficientemente larga para crear memes al respecto. Desde el aire, el país es reconocido a primera mano por sus islas verdes, los filamentos de sus playas aún visibles a 30.000 pies de altura. El relieve es kárstico. El mar adriático es un vino super luminoso. El año pasado, la cifra récord de 19.7 millones de personas fueron a verla por si mismos—casi cinco turistas por cada residente y 13% más que el año anterior.

Existe birra en el paraíso? Si los carteles son fiables, si, pero principalmente en botellas de vidrio, y no vale demasiado la pena pensar mucho en ello. Croacia bebe según reportes 10 botellas de Ožujsko Pivo—la cerveza más popular del país, adquirida por Molson Coors—cada segundo. Es refrescante, barata, y va bien con la playa.

8.Ozujsko.jpg

Es difícil encontrar cervecerías, particularmente en la costa Dálmata. En mi segundo día en Split, visito Mandrill Nano-Brewing: una de las tres cervecerías artesanales en esta ciudad de apenas 178.000 habitantes, junto a Tap B Craft Brewery y LAB Brewing. cuando conozco a su propietario Leo Maleš es afable y entusiasta, a pesar del hecho de estar cubierto con un manto de sudor y que, dentro de su cervecería, hace cerca de 33°C. Me muestra el modesto kit que utiliza para fabricar cervezas como su California Common y Hefeweizen. Ocupa un estrecho rincón al lado del bar, y atenderlo es un trabajo sofocante.

9.LeoMales.jpg

Mandrill ha estado abierto por apenas unos pocos meses, pero no es el único emprendimiento local de Maleš. En 2015 fundó Leopold's Delicatessen Bar, el bar de cervezas artesanales pionero de la ciudad. Su familia ha trabajado por generaciones en el rubro de la hotelería y la apertura de Leopold’s, aunque innovadora, se sintió natural para él o hasta incluso, predestinada. Cuando Maleš queda fuera del alcance de escucha de otras personas, uno de sus empleados lo describe como un mentor prolífico para potenciales cerveceros, una persona completamente generosa. Y para comprobarlo, me invita a formar parte del almuerzo en la cerveza donde se comparte pan, queso y una pasta de pimientos rojos.

10.BrewersLunch.jpg

Antes de convertirse en profesional, Maleš fue homebrewer. Es cada vez más frecuente en Croacia: si las opciones convencionales de cerveza has estado históricamente limitadas, el país lo ha compensado con una prolongada escena de homebrewers (las tres microcervecerías de Split nacieron del mismo club de homebrewers).

Hoy, las cervecerías se asocian para cargar lúpulos desde Eslovenia, pallets de malta  Simpsons y otras materias primas. Unir fuerzas se ha convertido en la manera de sobrevivir en un entorno que ha sido frecuentemente hostil con el emprendedurismo incipiente. Los cerveceros con quienes converso citan desde salarios reducidos, poco conocimiento del consumidor, desinterés por parte de propietarios de bares debido a los altos impuestos, burocracia confusa y corrupción gubernamental, como factores que han hecho que abrir una cervecería en Croacia sea una proposición complicada.

11.TapBCollage.jpg

Sería tal vez más justo decir que Split tiene dos cervecerías y media en el momento que visito; ya que Tap B se encuentra técnicamente a 11 días de su apertura. Se encuentra en las amplias instalaciones vacías de un restaurante, a poca distancia al este del centro de la ciudad, escondida detrás de un complejo de edificios descoloridos por el sol. Observo a trabajadores mover paneles de vidrio mientras su co-fundador Hrvoje Paštar me sirve un vaso de Trapula APA directo desde el tanque.

Aunque LAB Brewing ocupa una instalación industrial más tradicional al norte de Split, cuando los visito luego esa misma tarde, una empresa vecina parece estar  asando una vaca entera en el estacionamiento.

12.SinaAndelic.jpg

El co-fundador de LAB, Siniša Anđelić, también es organizador del club de homebrewing de Split. Recuerda haberse topado por primera vez con la cerveza casera años atrás, mientras vivía en Noruega. La idea de cerveza hecha en casa al principio le resultó extraña, hasta repulsiva, pero algunos sorbos de la cerveza de un amigo lo hicieron cambiar de parecer. En su retorno a Split, ayudó a a darle forma a la escena local.

Cuando las cervecerías americanas se enfrentaron a las grandes hace 20 años atrás, las Macro aprendieron algo. Esto es perjudicial para nosotros, porque aprendieron a pelear ahora contra los pequeños.
— Krešo Marić, Pivovara Daruvar

LAB es ahora una de las cervecerías artesanales mejor conocidas de Croacia, y Anđelić cuenta con amigos y confidentes de la industria como Peter Bouckaert, antiguo maestro cervecero de New Belgium. Su cerveza insignia, Barba—una Pale Ale de 5.4% con un arte náutico—es una de las que veo por toda la ciudad. El sabor es como viajar en cápsula del tiempo, la clase de versión del estilo cargada de malta y caramelo de la que alguna vez tomé mucha.

“Es gracioso porque siendo una Pale Ale nivel básico para cualquier mercado, para el mercado local se considera disparatada,” Anđelić comenta.

13.LABBrewing.jpg

A pesar de avances recientes, el rubro de la cerveza artesanal en Split no es redituable aún. De los cuatro fundadores de Tap B, solo uno, Stipe Tabak, trabaja a tiempo completo en la fábrica. Los otros—Paštar, Dario Pelivan y Goran Boban—tienen trabajos alternativos como especialista en IT, gerente de ventas para una compañía italiana y navegante, respectivamente. También aplica para Anđelić, quien aún trabaja a tiempo parcial como gerente de reclutamiento y selección de marineros. Nuestra conversación es interrumpida por una sirena aguda: marca el término del turno en el astillero local.

Se podría comparar la construcción de una escena cervecera en la ciudad de Split a sentar las bases para un rascacielos en una duna de arena. Es difícil fabricar cervezas para una audiencia que está semi-ausente, establecerte en un lugar que funciona de acuerdo a una variación tan marcada en los flujos poblacionales. En invierno, el viento bora tira abajo las montañas, y EasyJet cancela sus vuelos directos desde el Reino Unido en verano, la ciudad está saturada.

“En términos generales, lo que la mayoría de mis amigos piensa al respecto, es que sienten que una parte de la ciudad les ha sido robada,” comenta Anđelić en referencia a la atestada temporada alta de Split. Para él, sin embargo, el turismo es complejo: si estuviese mejor gestionado, podría ayudar a la ciudad. Por ahora, es tanto un punto de contención como un balón de oxígeno para cerveceros locales. Como bromea Maleš en el almuerzo, apartando a los cerveceros, Split tiene apenas cinco beer geeks propios. Les vendría bien algo de refuerzos.

14.MakarskaPanorama.jpg

Es un viaje de hora y media en auto desde Split en dirección sur por la costa hasta Makarska, y en el viaje en bus a Makarska me entero de la muerte de Anthony Bourdain. A mi izquierda puedo ver montañas de piedra caliza, y el mar, de un surreal tono verde, lo tengo a mano derecha. No recuerdo la manera como recibí la noticia, pero si recuerdo llevar un maletín encajado entre mis piernas mientras recorro la accidentada carretera, el enterarme es como sentir un carbón ardiente en la palma de mi mano. Cuando finalmente llego, es lo que está en boca de todos. Acá, así como en muchos otros lugares, era bien conocido.

Makarska tiene el problema opuesto a Split: la rambla es prístina y tiene cafés con sillas orientadas hacia el exterior para apreciar el mar, pero no hay suficiente gente joven para ocuparlas. La ciudad no es promovida internacionalmente de la misma manera que Dubrovnik, o Zadar por ejemplo. No tiene su propio aeropuerto, y si vives en Split, es un camino largo para asistir a una fiesta.

15.MakarskaVerticals.jpg

Aún así, es un testamento a la plenitud de 5000 km de costa de Croacia, que un lugar como Makarska pueda pasar desapercibido. Su playa tiene arena suave, y el mar es tan claro como el cristal. Una mañana, tratando de sacudirme la resaca, entro hasta que me da el agua al cuello y puedo ver aún pequeños peces bordeando mis tobillos. Es el agua, la desnudez de la ciudad, y luego el Monte Biokovo, el punto más alto de la costa Dálmata, que se levanta justo por detrás. Más tarde ese mismo día conduzco hasta su cúspide. Manejamos a través de frías nubes y avistamos un lugar sobre el que me había comentado, lleno de flores salvajes. Las vacas son pastoreadas en fila India a través de la carretera, como si ya no fuese Croacia, sino los Alpes Suizos.

16.IntoTheClouds.jpg

En orden de atraer visitantes jóvenes, la ciudad ha decidido organizar un nuevo festival anual de cervezas, El Makarska Connexion. El lugar elegido ha sido un parque en los límites de la rambla del lugar. En el momento que llego ya está oscureciendo, y una banda de Jazz toca inofensivamente en una pequeña tarima, iluminada por un tono de verde supernatural. Muchas de las principales cervecerías de Croacia están participando, como también algunas de Eslovenia, Alemania, el Reino Unido y Suecia, aunque es difícil orientarse: Hay un gran cartel a la entrada con la lista de cervezas disponibles, pero no hay folletos disponibles, y mucha de la gente que sirve cerveza parece no saber lo que hay en sus barriles.

[Comunicado: Makarska Connexion pagó los boletos aéreos de nuestros escritores y una porción de sus hospedajes en este viaje. Estamos agradecidos con la colaboración y esfuerzos por hacer más accesible la escena cervecera de Europa del Este.]

Tres semanas atrás, nadie sabía que este evento se llevaría a cabo. Su organizador, Mladen Markovic vive a horas de distancia en la capital Zagreb, donde es co-propietario de Craft Room pub y el año anterior, planeó el Zagreb Connexion beer festival en asociación con la embajada británica. Luego de recibir una llamada del consorcio de turismo de Makarska, Markovic usó sus “habilidades de agente secreto” para asegurar la presencia de cerveza de marcas como The Kernel.

17.Festival.jpg

En el segundo día, la atmósfera del festival ha mutado de jazz suburbano moribundo y en su lugar, destaca la presencia de un tablado de multitudes asociadas a la industria tomando de manera jovial y discutiendo los méritos de kettle sours, solo en el exterior, y al lado del Mar Adriático. Por primera vez tengo una vista más clara de la comunidad local de cerveza—cubriendo uno de mis ojos con mi mano, de igual manera—y los cerveceros que conozco suenan genuinamente entusiastas sobre lo que está sucediendo en Croacia.

18.MakarskaConnexion.jpg

Logro charlar por un momento con Krešo Marić, un veterano de 25 años en la industria que trabaja para Pivovara Daruvar, una de las cervecerías más antiguas de Croacia, localizada bien al interior del país (Se encarga de supervisar la rama experimental pequeña de la marca, llamada 5th Element). El florecimiento de la cerveza artesanal en Croacia es particularmente asombroso para él. Marić aún recuerda, durante la guerra de independencia de Croacia a principio de los 90’, cuando Daruvar era una “ciudad dividida.” La cervecería se convirtió en un “objetivo legítimamente militar” como me relata. Sus tanques de fermentación estaban blindados. Los soldados confiscaban la producción, y la cerveza debía aún pagar impuestos retroactivos por la cerveza que se llevaban.

19.FestivalBand.jpg

“Estoy satisfecho con el festival,” comenta mirando alrededor, mientras un guitarrista improvisa en el fondo. “Ya que en los últimos cuatro años ha habido cantidad de festivales, y usualmente la gente no sabe qué esperar o lo que quiere. Generalmente solo piden una cerveza rubia o una oscura. Ahora mucha gente viene con una idea más clara de probar algo específico. Hay muchas cervezas wild acá, y cervezas ácidas, Lagers ordinarias también; IPAs. Así que me siento satisfecho.”

De acuerdo a Marić, Los cerveceros artesanales croatas son rudimentarios y de corazón grande, armados solo con una honda contra el coloso de la cerveza industrial. “Cuando las cervecerías americanas se enfrentaron a las grandes hace 20 años atrás, las Macro aprendieron algo,” dice entre risas. “Esto es perjudicial para nosotros, porque aprendieron a pelear ahora contra los pequeños.”

20.FestivalLight.jpg

Markovic comparte su punto de vista. “Tenemos tres cervecerías internacionales en Croacia. Tenemos a Heineken, a Molson Coors y a Carlsberg,” comenta. “Básicamente son dueños del mercado. Compraron bares, tienen contratos con la mayoría de ellos, y aunque este tipo de contratos están al margen de la ley, generan condiciones de exclusividad a los pubs para vender solo sus cervezas.”

Donde la cerveza artesanal se desmarca, cree Marić, es como movimiento social. “Pienso que la gente lo reconoce como un valor agregado a sus vidas. Nosotros vendemos cerveza, [Las macro] venden alcohol, y queremos enfatizar eso,” dice. “Vendemos una experiencia, vendemos algo con—valor agregado—algo que es muy importante que la gente entienda.”

21.Leisure.jpg

El festival, particularmente en su segundo día más movido, parece afirmar esto. Pero cuando termina, quedará plasmado el mensaje? La estacionalidad es caprichosa, comenta Marić, “Muchos croatas no tienen dinero—son cervezas muy caras para ellos.” Makarska tiene solo un bar de cervezas artesanales, Pivnica Pivac, el cual hizo su aporte en la organización del festival, y ninguna cerveza propia. Luego que los cerveceros invitados vuelvan a sus respectivas ciudades, ¿quién quedará para pelear contra Goliat?

22.ZagrebB&W (1).jpg

Me agrada Zagreb, aunque no sea un paraíso. En lugar de eso, es fácil imaginar la ciudad cínicamente envuelta y a la venta de jóvenes viajeros europeos y solteros irreverentes como “el próximo Budapest”: como una ascendente capital de Europa del este con monumentos neoclásicos conviviendo entre barrios de estilo brutalista y llenos de graffiti. las marcas chorreantes en superficies de edificios es mitigada por los reconocibles placeres de un flat white y una hazy IPA. Desde Makarska, la ciudad está a seis horas de viaje en auto rumbo norte sobre la costa, sobre montaña y tierra firme. Zagreb perteneció alguna vez al imperio Austro-Húngaro, y en algunos lugares aún se puede reconocer el aire de una aristocracia oculta.

23.ZagrebCollage (1).jpg

El centro de Zagreb está dividido en Sur y Norte. Puedes tomar un pequeño funicular a la parte Norte, que es la parte más antigua del barrio. Grupos de turistas se desplazan lentamente entre catedrales, iglesias y el aclamado en internet Museo de relaciones Rotas. Me entero demasiado tarde que a diario se dispara un cañón, a mediodía, desde la Torre Lotrščak; Estoy suficientemente cerca para sentir la explosión en mis costillas. La parte Sur, en contraste, tiene ese esplendor Habsbúrgico, su “Herradura verde” de parques, su ajetreo, en contraste.

Si la costa Dálmata es estrictamente estacional, Zagreb, que alberga casi 1.1 millones de habitantes, es más constante. “Está mucho más desarrollada. Digo, desarrollada en el sentido que hay un mayor número de cervecerías. Hay más de donde escoger,” comenta Anđelić de LAB. Muchas de las cervecerías más prominentes del país—incluyendo Zmajska Pivovara, Varionica Craft Brewery, The Garden Brewery, Pivovara Medvedgrad, y Nova Runda—están ubicadas cerca de la capital.

24.ZmajskaCollage (1).jpg

Zmajska (cuyo nombre se traduce como “Dragón,” y cuya decoración y diseño de artes se basa en esa mitología) es descrita frecuentemente como la primera cerveza artesanal de Croacia. Fue fundada por el antiguo homebrewer Andrej Čapka in 2013, y no luciría fuera de lugar en California: las instalaciones son marcadamente industriales, relucientes, vastas. El equipo de Zmajska hace referencias a cervecerías desde Stone y BrewDog hasta Sierra Nevada como influencias. En el momento que los visito, su taproom se encuentra en construcción, mayormente debido a que visitantes americanos—quienes deben haber conocido Zmajska por aparecer en La mejor cerveza y cerveza de Croacia según RateBeer—siguen apareciendo en la fábrica sin invitación, esperando un lugar donde beber su cerveza.

Tenemos homebrewers y nerds de la cerveza que aman todo lo atrevido, funky, pero son una minoría, y de esta manera no seríamos capaces de vender suficiente cerveza
— Nenad Lalić, Zmajska Pivovara

Si el manto de “primera cervecería" lleva una carga, Zmajska parece ser bastante consciente de sus responsabilidades. Muchas de sus decisiones se ejecutan sobre la base de educar a su audiencia. La fábrica organiza tours, y días de planta abierta para que los visitantes puedan conversar con los cerveceros, y ha incluso producido una serie de videos educativos, posteados en Facebook y YouTube.

25.AnaJozinec (1).jpg

Esta clase de filosofía es transmitida en su gama principal. “Tratamos de crear estilos clásicos para educar a personas sobre lo que una cerveza puede ser,” dice Ana Jožinec, gerente estratégica de Zmajska’s. En los inicios de la cervecería, debutó con una Porter y a Pale Ale—en parte porque en Croacia, lo más común es pedir una “cerveza ligera” o una “cerveza oscura”. Desde entonces han agregado una IPA y una American Wheat a su gama principal, también ha producido una serie de cervezas exclusivas y colaborativas, que van desde una Session IPA hasta una Russian Imperial Stout.

“Tenemos homebrewers y nerds de la cerveza que aman todo lo atrevido, funky, pero son una minoría, y de esta manera no seríamos capaces de vender suficiente cerveza,” comenta Nenad Lalić, el maestro cervecero de Zmajska. “Así que debes tener disponible cervezas adaptadas a las mayorías, y también necesitas tener cervezas de las que te gusta beber—algo temerario.”

26.NenadLalic (1).jpg

Aunque Zmajska es pionera, su estrategia es necesariamente conservadora. La cerveza más vendida de la marca sigue siendo la Pale Ale, que es tanto un triunfo como una frustración para los cerveceros. “Para mi, IPA es la mejor que tenemos, y no tiene tan buen desempeño en el mercado,”  Lalić comenta. “Pale Ale tiene la cantidad de sabor y aroma justos pero no lo suficiente para hacer a los menos entendidos decir, ‘Ok, me puede gustar esto.’ así que comienzan con Pale Ale y luego suben a las IPAs.”

27.DarjanDelac (1).jpg

Ya más tarde, nublada y cálida por una Russian Imperial Stout, emprendo el viaje a otra fábrica en otro complejo industrial en otro barrio periférico (en las palabras de  Darjan Delač, jefe de marketing de Zmajska “no hay espacios adecuados en toda la ciudad de Zagreb para la producción,” lo que significa que visitantes se encontrarán a menudo aventurandose a los límites de la ciudad).

La cerveza Garden está estilizada de tal manera que se aparta de sus colegas. Su nombre aparece iluminado en el exterior del edificio. Dentro, una cadena local de hamburguesas llamada Submarine, reside en su propio contenedor portuario; una Vespa naranja ha sido estacionada en la puerta; y una bola de Disco de singular dimensión se posiciona por encima de los tanques. Se le da uso en las muchas fiestas de DJs en la cervecería.

28.GardenB&Wjpg (1).jpg

Garden es la única planta que visito, que no proviene del club de homebrewers. Fue fundada por el expat británico Nick Colgan en Junio de 2016, aunque sus orígenes se remontan unos años atrás: Garden comenzó como un bar y espacio de eventos en Tisno (una villa en la costa cerca de Zadar) antes de convertirse en un festival de música homónimo y eventualmente, en una cervecería. Hoy, aunado a sus instalaciones, Garden mantiene un bar permanente en el centro de Zagreb y gestiona otro sitio en la norteña ciudad de Čakovec. El año pasado, logró un contrato para proveer cerveza al fan zone de Croacia en la copa mundial. El maestro cervecero, Tom O’Hara, originario de Irlanda del Norte, muestra preocupación por quedarse sin stock de cerveza si la selección croata llega hasta la instancia final (en retrospectiva, tenía razón).

29.Cherries (1).jpg

Mientras O’Hara me muestra el lugar, comemos algunas cerezas. es temporada de zafra de la fruta, y alguno de ellos ha traído un saco para nosotros. A través de todo mi viaje a Croacia, las cerezas se materializan espléndidamente frente a mi, cosechadas a mano, empaquetadas en bolsas, y entregadas como cortesía—así son de abundantes.

De todas las cervecerías croatas que logre visitar, las sensibilidades de Garden son más fáciles de reconocer para mi: podría ser una cerveza americana que se fue de vacaciones y decidió, a mitad de camino, no volver más. Fabrica muy buenas NE IPAs, Milkshake IPAs y kettle sours. También ha colaborado con algunas cervecerías británicas, es distribuida hasta Australia, y tiene planes en marcha de expandir su alcance en el país.

30.GardenCollage.jpg

Si las ambiciones de expansión y sus antecedentes internacionales la separan de su clase, esa misma exterioridad le ha conferido tal vez, la habilidad de cruzar fronteras tácitas. Garden fue la primera cerveza artesanal croata en enlatar sus cervezas, una de las primeras en colaborar con otra cervecería local (Medvedgrad, cuyo origen data de 1994, y que se considera predecesora de esta nueva ola artesanal). También estuvo entre las primeras en atravesar los límites físicos y metafóricos de los Balcanes, colaborando con Dogma—una cervecería Serbia basada en Belgrado—y de exportar cerveza a Eslovenia.

31.TomOHara.jpg

“Existe un muy pequeño vínculo entre áreas,” dice O’Hara. “Un año atrás, cuando exportamos por primera vez un pallet de cerveza a Eslovenia, cerca de 60 km al oeste de acá, sobre la frontera, la persona de ventas en aquel momento visitó las oficinas de aduana, y el de aduanas nunca había enviado un pallet de una pequeña empresa hacia Eslovenia. Literalmente puedes estar ahí en una hora de viaje—es una locura.”

En un lugar como Zagreb, donde tanto la competencia local como internacional se dan la mano, la colaboración se ve con cierta suspicacia. En lo que respecta a O’Hara, no debería haber reparos para las cervecerías independientes en forjar alianzas cuando las corporaciones siguen siendo el enemigo común.

A pesar de los obstáculos burocráticos y los retos que presenta la estacionalidad, pese a las presiones ejercidas por las macro y la pronunciada brecha educacional, la escena cervecera croata se ha arraigado en su existencia. En este momento hay más de 50 cervecerías en todo el país, y algunas más en camino. El paso del tiempo es palpable, Aún en un período de meses. Pivarium una comunidad cervecera online croata que sigue nuevos lanzamientos, ofrece una ventana en el creciente alcance de lo disponible. Lanzamientos recientes que van desde Sour IPAs y Brut IPAs hasta Oat Milk Stouts—hasta la infusionada con cáñamo “Cannabeer.”

“La escena cervecera croata se viene desarrollando muy rápido,” dice Jožinec de Zmajska. “Por ejemplo, en Estados Unidos, la escena cervecera tiene 30 años—y lo que ellos lograron crear en treinta años, nosotros lo haremos en cinco. Porque ahora estamos produciendo IPAs y cervezas mucho mejores y más extravagantes—pero ya el próximo año tendremos sours, y algunas cervezas wild.”

32.CloudsAndAgave.jpg
En Estados Unidos, la escena cervecera tiene 30 años—y lo que ellos lograron crear en treinta años, nosotros lo haremos en cinco.
— Ana Jožinec, Zmajska Pivovara

¿Qué sucede cuando se termina el camino, cuando toda la extravagancia ya ha sido determinada? un foco en la localidad—en levaduras endógenas e ingredientes idiosincráticos e incluso híbridos con vino—podría ser lo que otorgue a esta escena su marca propia. La cerveza numero 100 de Garden fue una Imperial Stout croata, producida con algarroba y esos embriagadores higos dálmatas, y luego añejada en barricas de vino tinto local.

Vunetovo, una pequeña cerveza en la isla de Hvar, también produce cervezas con hierbas e ingredientes locales. La abundancia natural de Croacia y el inefable sentido de lugar son sus mayores atributos, y la herencia puede ser usada para proveer a sus cervecerías originalidad.

33.FinalPanorama.jpg

Por el momento, existe aún muchas negociaciones logísticas por crear, y pasos necesarios para afianzar a las cervecerías que están por llegar.

“Si logramos darle una identidad a la cerveza croata, creo que tenemos un futuro brillante por delante en los próximos cinco años,” comenta Marić de Daruvar. “Tal vez la cuota de mercado no llegará a 13% como en Estados Unidos. Pero estamos satisfechos con el 5%. es suficiente para nosotros.”